29 semanas de embarazo: prepararse para el parto

En este momento podrías empezar a trabajar con tu pareja para estar listos en el momento del parto.

En las 29 semanas de embarazo es hora de empezar a trabajar con tu pareja para estar listos en el momento del parto . Una buena idea es comenzar con los masajes perineales (masajes en el periné, que es la piel y músculos que se encuentran entre la vulva y el ano), con el fin de tratar de evitar una episiotomía o desgarro en el proceso.

El masaje perineal se realiza a través del estiramiento gradual de los tejidos vaginales y perineales por un periodo de 36 semanas aproximadamente. Consulta con tu médico sobre este tipo de masajes.

Tu cuerpo en las 29 semanas de embarazo

Tu volumen sanguíneo se multiplicó y tu peso tal vez haya aumentado alrededor de 7 a 9 kg.

Necesitas consumir hierro y calcio para terminar de formar los huesos y la sangre de tu bebé.

Si sientes dolor de espalda al dormir, prueba colocando una almohada entre tus piernas y otra debajo de tu panza.

Por otra parte, tu cuerpo percibe contracciones localizadas y suaves. Estas son aún más frecuentes y en especial se las asocia a cambios en la posición del bebé.

Tu bebé en las 29 semanas de embarazo

¡Parece mentira! pero tu bebe ya alcanza los 35 cm. y pesa prácticamente 1,5 Kg., y sus movimientos se sienten más como presiones que como patadas. El cambio no debe asustarte, lo importante es que lo sientas moverse todos los días.

Sus párpados se abren y cierran respondiendo a cambios en la luz y ensaya apertura y cierre de sus puños, movimientos que son más complejos que los que venía desarrollando hasta ahora.

Puedes observar que sus órganos internos comienzan a funcionar.

Su cerebro controla la temperatura y la respiración para cuando esté listo para salir a la vida.

Además, sus riñones producen orina que es eliminada al líquido amniótico, y su médula ósea produce las células de la sangre.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.

Te puede interesar

La vacunación en el embarazo

Para proteger a la futura mamá y a su hijo en camino, es importante aplicar las vacunas necesarias fuera del primer trimestre de embarazo. Sin embargo, hay vacunas, como la de la influenza, que pueden aplicarse en cualquier periodo de la gestación.

Para proteger a la futura mamá y a su hijo en camino, es importante aplicar las vacunas necesarias fuera del primer trimestre de embarazo. Sin embargo, hay vacunas, como la de la influenza, que pueden aplicarse en cualquier periodo de la gestación. Infórmate sobre la vacunación en el embarazo que debes seguir.

La inmunidad de la madre se transmite al bebé durante la gestación. Esta protección materna resguardará al recién nacido hasta que pueda recibir sus primeras vacunas. Por esta razón, es muy importante que la mujer revise su calendario de vacunas para evaluar con su médico cuáles son las recomendaciones que deberá seguir antes, durante y después del embarazo.

Vacunación en el embarazo

  • El beneficio de vacunar a las mujeres embarazadas normalmente sobrepasa el riesgo potencial cuando se dan las siguientes condiciones:
  • Las probabilidades de exposición a una enfermedad son altas
  • La infección implicaría un riesgo para la madre o para el feto

Durante la gestación, y de acuerdo a la indicación del obstetra, se recomienda aplicar las siguientes vacunas:

  • Vacuna contra la hepatitis A y B: si la embarazada tiene alto riesgo de contraer la enfermedad.
  • Vacuna antigripal trivalente inactivada
  • Antimeningocóccica polisacárida y conjugada: sólo si la embarazada presenta algún riesgo.
  • Tétanos / difteria
  • Vacuna triple bacteriana acelular contra tétanos, difteria y pertussis: sólo si la embarazada presenta alto riesgo.

Asimismo, hay otras enfermedades prevenibles por vacunación que pueden ser poco frecuentes en tu lugar de residencia, pero que son comunes en otras regiones. Por este motivo, si piensas hacer un viaje internacional, no dejes de consultar sobre las vacunas recomendadas según sea el destino.

También, es importante saber la opinión de tu médico si trabajas en instalaciones relacionadas a la salud, o tienes ciertas enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión o afecciones cardiovasculares.

 

Te puede interesar