¿Es seguro viajar en avión embarazada?

El estar embarazada no impide que sigas haciendo cosas habituales como viajar, sólo tienes que encontrar el medio más adecuado para ti y tomar algunas precauciones adicionales.

El estar en gestación no impide que sigas haciendo cosas habituales como viajar en avión embarazada, sólo tienes que encontrar el medio más adecuado para ti y tomar algunas precauciones adicionales.

En el caso de que estés planeando un viaje largo, el avión es siempre el mejor medio, también durante tu embarazo. Si puedes planear la fecha, lo más conveniente es viajar después de tu tercer mes, aunque si tienes que hacerlo antes, no hay una contraindicación general.

Por otra parte, la mayoría de las aerolíneas aceptan mujeres embarazadas hasta los 7 meses. Sin embargo, esto puede variar y a veces te pueden pedir un permiso médico, por ello es bueno que hables antes con la compañía aérea con la que piensas viajar para informarte bien sobre su política en este tema.

Las posibles restricciones de las aerolíneas no se deben a que sea más peligroso, sino para evitar la posibilidad de que tengas que dar la bienvenida a tu bebé en la cabina de un avión y como protección legal en caso de que surja alguna complicación. Luego, es mejor que no te alejes mucho del lugar donde tienes planeado tener a tu bebé por cualquier imprevisto que pueda suceder.

Siempre es bueno que consultes con tu médico antes de cada viaje por si tiene alguna recomendación especial. Si estás planeando quedarte afuera por un tiempo prolongado, acuérdate de preguntarle si te puede recomendar otro profesional en la zona para el caso de emergencia. También es imprescindible que contrates una buena cobertura de salud en viajes.

Sigue los siguientes consejos al viajar en avión embarazada:

  • Quítate los zapatos porque es muy probable que se hinchen tus pies y piernas.
  • Recuerda levantarte y caminar un poco cada una hora como mínimo para estirar las piernas y mejorar tu circulación.
  • Mientras estás sentada lo puedes hacer rotando tus tobillos de vez en cuando.
  • Toma mucha agua antes y durante el viaje, pero trata de evitar el alcohol, el café, las gaseosas y el té porque tienden a deshidratar.
  • No comas más de lo que indica tu apetito porque no es bueno que sobrecargues tu estómago, una vez en tierra es recomendable consumir una comida bien nutritiva.

Otro consejo útil a la hora de volar es elegir los asientos cerca de las alas o en la parte delantera porque allí vas a sentir menos el movimiento del avión. Respecto al cinturón de seguridad, colócalo siempre por debajo de tu vientre. Viaja con ropa suelta y zapatos cómodos, y no olvides un abrigo porque el aire acondicionado puede provocar un resfrío.

Es normal que durante el viaje, especialmente en el despegue y aterrizaje, sientas náuseas, los oídos tapados, mareos o dolor de cabeza. Esto puede sucederle a cualquiera por los cambios de presión en el avión, no está relacionado con tu estado y no representa ningún peligro para tu bebé.

Te puede interesar

Dolor de cabeza en el embarazo

Algunas mujeres profundizan sus dolores de cabeza durante el embarazo. Otras, experimentan una mejoría. Cuáles son las causas de estos cambios y cómo actúan las hormonas.

Algunas mujeres profundizan su dolor de cabeza en el embarazo. Otras, experimentan una mejoría. Cuáles son las causas de estos cambios y cómo actúan las hormonas en esta etapa tan importante de tu vida, lo puedes conocer en este artículo. Desde el inicio de la menstruación hasta la menopausia, las hormonas femeninas influyen en forma decisiva en la vida de la mujer. La concentración de estrógenos y progesterona se modifica cíclicamente e impacta en todos los órganos del cuerpo, en especial en el cerebro y en los vasos sanguíneos, que transportan la sangre al sistema nervioso.

El dolor de cabeza en el embarazo es normal

La caída del nivel de estrógenos es la responsable del sangrado menstrual, lo que permite la renovación del endometrio, para preparar al útero frente a un potencial óvulo fecundado. Sin embargo, los estrógenos no solamente tienen que ver con la reproducción, sino también son potentes moduladores del dolor.

Por esta razón, al cambiar su concentración en el cuerpo aumenta la predisposición de la paciente a sufrir dolores de cabeza. Este mecanismo explica por qué más del 50 por ciento de las mujeres sufren migrañas o jaquecas durante la menstruación.

¿Y en el embarazo?

Un 75% de las mujeres experimentan una franca mejoría de sus dolores de cabeza durante el segundo y tercer trimestre de gestación. Incluso las que tienen migrañas relacionadas con los ciclos menstruales tienen, en esta etapa, probabilidades de que mejore o desaparezca el dolor durante el embarazo. Sin embargo, el restante 25% de las mujeres embarazadas sufren un agravamiento de sus dolores de cabeza en los siguientes aspectos:

  • Frecuencia de aparición
  • Intensidad del dolor

Además, es necesario señalar que aproximadamente 10 de cada 100 mujeres inician sus migrañas con el embarazo, y muchas veces los dolores de cabeza comienzan antes de que la mujer se entere de su nuevo estado.

De hecho, a veces esta molestia se considera un síntoma del embarazo y representa un problema serio si la futura mamá toma medicamentos que están prohibidos en este período, por lo que se recomienda no automedicarse ante la mínima sospecha de estar en la dulce espera.

Te puede interesar