Efectos de las drogas en el embarazo

Los efectos de las drogas dependen de la intensidad y el tiempo de consumo, y su relación con el embarazo. Pero siempre son perjudiciales, tanto las que son permitidas como las que no.

Los efectos de las drogas en el embarazo dependen de la intensidad y el tiempo de consumo, y su relación con el embarazo. Pero siempre son perjudiciales, tanto las que son permitidas como las que no.

Con respecto a las drogas permitidas, su consumo debe ser suspendido incluso de ser posible antes del embarazo. Las xantinas, café, mate, etc., consumidas en cantidades moderadas a grandes, producirían un bajo peso al nacer y mayores riesgos de parto pretérmino. El tabaco provoca alteraciones en el embarazo, sobre todo bajo peso al nacer, parto pretérmino y complicaciones del parto.

Razones para evitar las drogas en el embarazo

El alcohol se debe suspender por los riesgos de malformaciones de variada entidad y cuantía, de aborto, de complicaciones en el embarazo y en el parto. El alcohol es el principal teratógeno (generador de malformaciones) conocido.

La marihuana, uno de cuyos productos atraviesa la barrera de la placenta y por lo tanto llega al feto, ha demostrado provocar alteraciones del desarrollo psicoafectivo, aunque otros efectos posibles no han sido confirmados.

La cocaína produce retardo intelectual, malformaciones de distintos tipos y síndrome de abstinencia de cocaína al recién nacido. Además, el feto es expuesto a las sustancias por la vasodilatación, es decir, por el ensanchamiento de los vasos sanguíneos y el consecuente aumento de la presión intravascular.

El uso de pasta base ha demostrado efectos adversos en el período embrionario y en el embarazo, pero en nuestro medio no hay estudios rigurosos por el momento, dada la relativa novedad de su uso y la evaluación de sus consecuencias en el embarazo.

En resumen, el uso de drogas ilegales además de afectarte a ti puede afectar tu embarazo en todas las etapas. Éstas te exponen a conductas de riesgo en las que puedes contraer enfermedades infecciosas graves como el VIH y la Hepatitis B o C.

Te puede interesar

La vacunación en el embarazo

Para proteger a la futura mamá y a su hijo en camino, es importante aplicar las vacunas necesarias fuera del primer trimestre de embarazo. Sin embargo, hay vacunas, como la de la influenza, que pueden aplicarse en cualquier periodo de la gestación.

Para proteger a la futura mamá y a su hijo en camino, es importante aplicar las vacunas necesarias fuera del primer trimestre de embarazo. Sin embargo, hay vacunas, como la de la influenza, que pueden aplicarse en cualquier periodo de la gestación. Infórmate sobre la vacunación en el embarazo que debes seguir.

La inmunidad de la madre se transmite al bebé durante la gestación. Esta protección materna resguardará al recién nacido hasta que pueda recibir sus primeras vacunas. Por esta razón, es muy importante que la mujer revise su calendario de vacunas para evaluar con su médico cuáles son las recomendaciones que deberá seguir antes, durante y después del embarazo.

Vacunación en el embarazo

  • El beneficio de vacunar a las mujeres embarazadas normalmente sobrepasa el riesgo potencial cuando se dan las siguientes condiciones:
  • Las probabilidades de exposición a una enfermedad son altas
  • La infección implicaría un riesgo para la madre o para el feto

Durante la gestación, y de acuerdo a la indicación del obstetra, se recomienda aplicar las siguientes vacunas:

  • Vacuna contra la hepatitis A y B: si la embarazada tiene alto riesgo de contraer la enfermedad.
  • Vacuna antigripal trivalente inactivada
  • Antimeningocóccica polisacárida y conjugada: sólo si la embarazada presenta algún riesgo.
  • Tétanos / difteria
  • Vacuna triple bacteriana acelular contra tétanos, difteria y pertussis: sólo si la embarazada presenta alto riesgo.

Asimismo, hay otras enfermedades prevenibles por vacunación que pueden ser poco frecuentes en tu lugar de residencia, pero que son comunes en otras regiones. Por este motivo, si piensas hacer un viaje internacional, no dejes de consultar sobre las vacunas recomendadas según sea el destino.

También, es importante saber la opinión de tu médico si trabajas en instalaciones relacionadas a la salud, o tienes ciertas enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión o afecciones cardiovasculares.

 

Te puede interesar